LA CULTURA Y EL PROCESO ELECTORAL

La política es parte del quehacer cultural, es decir, la cultura atraviesa toda acción de la vida cotidiana y se constituye en el entramado simbólico que da sentido a la sociedad. Por ello, como Núcleo de Pichincha de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, cabe expresar el presente aporte de análisis de la actual coyuntura cultural que arrojan los resultados electorales de las elecciones seccionales:

  1. Los pronósticos de los resultados electorales para Pichincha y para el país en general, construidos por los significativos estudios de Ciencia Política, que si bien establecieron altos márgenes de indecisión hasta el último momento de votaciones, fueron trastocados por unos detalles de cultura popular no evidenciados por ningún analista ni empresa política.
  2. Las grandes maquinarias políticas y electorales que jugaron las estrategias y recetas propias de inteligentes estrategas y jefes de campaña, quienes recurrieron a todos los tips de cultura electoral, parece que tampoco consideraron los elementos de la cultura popular.
  3. La máxima de “alcalde jala concejales”, parece que en Quito, no logró su asidero: Quien gana la alcaldía, lo hace con mínimos concejales y la candidata que obtiene el segundo lugar, logra tener tres veces más concejales que el alcalde, constituyéndose en el bloque más numeroso del cabildo municipal.
  4. Quito, una ciudad que tradicionalmente ha tenido Alcaldes de clase media alta, pero sobre todo, vinculados a los grupos de poder económico y de pertenencia aristócrata e intelectual académica, hoy es irrumpida por un electorado que evidencia una insurgencia simbólica, al haber alrededor del 50% de electores que sufragaron por una opción política popular no vinculada a los grupos tradicionalmente gobernantes de ésta ciudad y Provincia.

A manera de Conclusión:

Por primera vez en la historia política de Pichincha, se tiene en la Prefectura una mujer, de clara proveniencia popular y con discurso crítico a los poderes hegemónicos, de significativa defensa de los derechos de las mujeres, así como también, el caso de la candidata que obtuvo el segundo lugar para la Alcaldía de Quito. Acaso estos resultados pueden inferir que hay una demanda importante para erradicar violencia de género y así también de insurgencia simbólica de los sectores subordinados (mujeres y sectores populares como bien lo indican la georeferencia de la proveniencia de sus electores)?. En términos de estructura cultural y simbólica asumimos que así es, lo cual alerta cambios significativos en la cultura política de Pichincha.

La cultura popular, con todas las observaciones que se puede hacer, en términos de clientelar, caudillista, y demás etiquetas simbólicas que se le quiera dar, expresa hoy en éste proceso electoral una insubordinación que busca su reconocimiento y representatividad en los espacios de decisión.

Si bien se puede decir, que otros candidatos intentaron utilizar dicho simbolismo, o que maquinarias poco visibles para la clase media y alta, como los entramados de radiodifusoras justifican los actuales resultados, quedan para el fino academicismo necesario, sin embargo, el reflujo de lo popular como esquema de representación política, se ha presentado en éstas elecciones lo cual es digno de saludar y asumir con sensibilidad artística y cultural para la gestión de la política pública.

Insurgencia simbólica podría ser el nombre a ésta coyuntura de política electoral sucedida en Pichincha y Quito, ya que el aproximado 50% del electorado a irrumpido en el escenario de lo público rompiendo los estereotipos de corte eurocentrista, elitista el cual por costumbre gobernó la capital de los ecuatorianos.

Insurgencia simbólica popular

Insurgencia simbólica de género

Esperemos se pueda hacer una insurgencia ideológica logrando la inclusión cultural y desarrollo económico que tanto se requiere para el sector de las artes y de todos los otros sectores productivos.

Conclusión Etica:

En el marco de la normativa vigente, esperamos que lo popular convertido en ejercicio de gobierno local de los cantones de Quito y de Pichincha, permita constituir el tejido del Sistema Provincial de Cultura, basados en el básico principio de la reciprocidad y redistribución para el goce de los Derechos Culturales y así el progreso de los pueblos de forma inclusiva e intercultural.

Atentamente:

Núcleo de Pichincha de la Casa de la Cultura Ecuatoriana

2019-03-31T21:30:33+00:00